¿Qué es la Amargura? La amargura es un estado mental semejante al resentimiento. Implacabilidad, dureza, agudeza de reproche o sarcasmo, arrogancia, profunda angustia, aflicción, mal, furia, desprecio, calumnia, mal humor, falta de alegría; son varios de los métodos que la amargura muestra en nuestra vida. La amargura causa inconvenientes, fermenta nuestros corazones, nos atormenta y nos perjudica o contamina a los que nos encontramos en contacto períodico. ¿Por qué nos amargamos? La amargura se arrastra en nuestro corazón sin previo anuncio, si no somos precavidos, puede destruirnos. Hay casos inevitables, inevitables y dolorosas que tienen la posibilidad de provocar amargura y hay asuntos que son menos simples de conducir porque tienen que ser tratados dentro de nuestro corazón. Aquí hay una lista de ocasiones que tienen la posibilidad de amargarnos la vida si no las intentamos a tiempo: La desaparición de conocidos cercanos. Cuando experimentan abuso (físico o mental), penuria y crueldad. Cuando el resultado de nuestras elecciones es negativo. Nuestro mal llevar a cabo a otros. Desobediencia envidia Sé que tenemos la posibilidad de agregar muchas más causas a esto, pero lo dejaré como está por el momento. Soy católico y la causa por la que trato de escribir sobre este tema es porque por mi propia vivencia sé que tenemos la posibilidad de sobrepasar la amargura, ¡hay esperanza! Hay una historia que me mencionó de este tema y voy a utilizar como ejemplo. Está en la Biblia en el libro de Lamentaciones capítulo 3. Por medio de esta historia comprendí que necesitaba llevar a cabo un cambio de forma de pensar y enfoque en mi vida, y eso me dio la fuerza para deshacerme de la amargura. Jeremías es un profeta de Dios, hizo todo lo que Dios le pidió que hiciera, pero en este momento está experimentando persecución. Fue encarcelado por su pueblo, y en este momento que la furia de Dios se apoderó del pueblo de Israel por su desobediencia, mira con angustia la desolación del país y su propia condición. Si usted es leído la historia en la Biblia que usted notará, la mayor parte de estos primeros 18 versículos empiezan con, ÉL, en referencia a DIOS (estoy utilizando la Novedosa Versión Internacional). Jeremías sabe que está tolerando porque DIOS lo facilita. Jeremías es un siervo de DIOS, no está enojado con DIOS, o en desacato con ÉL, pero redacta con resentimiento. Si Jeremías hubiera hecho mal por un individuo de su mismo estatus, como otro profeta, posiblemente demostraría furia. El desprecio, la carencia de respeto y el desprecio son además reacciones de amargura, por ejemplo: de un jefe a un individuo bajo su dirección. Jeremías redacta que vió aflicción, penuria, amargura, y siente que camina en tinieblas, reza y no hay respuesta. Se siente desesperanzado y sin fuerzas. Él ha dicho en el versículo 17:”He sido privado de paz; he olvidado lo que es la prosperidad. V. 18: Por eso yo digo:”Mi esplendor se fué y todo lo que yo había esperado del Señor”. Jeremías podría haber dicho:”No he hecho nada malo, ¿por qué yo? ¿Por qué tengo que padecer adjuntado con los que desobedecen? ¿Alguna vez te has sentido de esta forma? que poseía. No debemos buscar bastante para comprender que Jeremías está amargado, inclusive lo ha dicho, todo lo que le está pasando a su alrededor y a él se está volviendo molesto. ¿Cómo te perjudica la amargura? La amargura nos va a hacer ser irrespetuosos, enojados, decaídos, rebeldes, angustiados, angustiados, ásperos, tristes, llenos de un mal interminable, es como una esclavitud que llevamos; podría eliminar las relaciones. Jeremías mira a su condición, y sufre por la multitud que fué tomada en cautiverio, ha dicho en el v. 19-20 (paráfrasis) que recuerda su aflicción, deambulando, la amargura, y la hiel, y su alma está abatida. Esto me dice que sigue recordando todo el mal y los inconvenientes que le cubren. Jeremías está alimentando su cabeza con todo lo que anda mal a su alrededor, hasta el punto de perder la promesa que poseía del Señor. En este momento su alma está abatida, está deprimido. Cuanto más pensamos en eso que nos pone tristes, enojados, amargados, amargados, más tristes, enojados y amargados nos volveremos, porque no nos encontramos intentando encontrar la satisfacción, nos nos encontramos alimentando del inconveniente y es como un círculo vicioso.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Post Navigation