Es verdad que Alá (Dios) puede poner a prueba a un individuo en este planeta con algunas adversidades y intranquilidades. Por otro lado, el fiel no cede a la melancolía y al pesimismo cuando se enfrenta a tales ansiedades; no tiene una reacción emocionalmente. Sabe que Alá le está intentando de ver cómo se comporta en las adversidades, y que la satisfacción no es volverse hacia el llanto o el lamentable arrepentimiento. La satisfacción está en buscar la asistencia de Alah,”Quien responde a los oprimidos cuando le llaman y les quita la angustia” (Qur’ an, 27:62), confiando sólo en Él, y estando seguro de que Alá escuchará sus oraciones y concederá sus necesidades. Esta es la promesa de Alah a sus siervos: Sí, los amigos de Alah no sentirán temor y no conocerán tristeza: los que creen y han cumplido con su deber, hay buenas novedosas para ellos en la vida de todo el mundo y en el más allá. No hay cambio en las expresiones de Alá. Esa es la enorme victoria! (Surah Yunus: 62-64) Además, Alá crea instantes de ansiedad y contrariedad tan difíciles por una razón muy particular. Cuando alguien mira con los ojos de la fe y ve las causas detrás de toda la hermosura que Alá creó, se conmueve a la compasión y su agrado incrementa. Entonces, la sumisión a Alá trae un sentido de tranquilidad al espíritu, y facilita que uno viva con paz mental. El emocionalismo, por otro lado, enajena totalmente a la multitud de la conciencia de estar en las manos de Alá, y los transporta a reaccionar a ocasiones con exceso de exitación, o mal y tristeza exagerados. Alah enseña en el Qu’ ran la vacilación de tal gente entre la desesperanza y la arrogancia, y la distingue entre ellos y los creyentes: Si dejamos que el hombre pruebe la misericordia de Nosotros, y después se la quita, él está atormentado, ingrato; pero si le permitimos evaluar las bendiciones luego de que la adversidad lo ha afligido, él dice:”Mis inconvenientes se fueron”, y él está gozoso, jactancioso. Van a recibir perdón y una enorme recompensa. (Surah Hud: 9-11) El emocionalismo actúa más comunmente en las mujeres como tristeza, pesimismo, llanto y gimoteo, en tanto que en los hombres hace aparición por lo general como furia, irascibilidad y acometida. Entre otras cosas, cuando un hombre emocional ve que su lugar en un estacionamiento fué ocupado por otra persona, gritará y pateará el entrometido auto. O, si alguien se tropieza con él en la acera por error, de forma sencilla perderá los estribos. O, si su hijo o hija salió de la vivienda y olvidó la llave adentro, si un camarero se retrasa trayendo la cuenta, si una asesora lo realiza aguardar por teléfono, o si está irritado por el tráfico, va a decir lo primero que se le ocurra. Frente a inconvenientes que un individuo racional puede tratar de forma sencilla, inclusive sin ocuparse de los centenares de datos que acarrea, un individuo emocional reaccionaría de forma innecesariamente exagerada. Y, la más grande parte del tiempo, sencillamente se hace inconveniente y acaba siendo humillado. El emocionalismo en los hombres toma la forma de furia e irascibilidad, y comunmente se considera como la cualidad de un “tipo duro” o “macho”. Esta psicología es únicamente una amalgama de íra y romanticismo, en tanto que la mayor parte de los damnificados están desequilibrados y tienden a perder los estribos, o “se desquician”.como producto de un instante de imprudencia, tienen la posibilidad de lastimar o herir a alguien, o inclusive matar; su víctima podría de forma sencilla ser un terminado irreconocible. Las páginas de los periódicos comunmente están repletas de crímenes y delitos realizados por esta clase de personalidad. Una tarde que podría haber comenzado placenteramente podría súbitamente llegar a su fin cuando un hombre emocional se irrita y golpea a un amigo o a alguien cercano. Caminando por la calle puede sacar un cuchillo y apuñalar a un individuo desconocida que “lo miró de reojo”. Por ese minuto, puede ceder a sus pasiones y finalizar pasando el resto de su historia en la prisión. De mayor relevencia todavía, si aniquila, o de otra forma daña a alguien, sin causa justa, él va a existir cometido un pecado grave a la visión

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Post Navigation