El Dr. Broughton Knox, mi viejo amigo y maestro, solía decir que la mayor parte de los cristianos que conocía eran “doceticos” – ellos creían en la divinidad de Cristo, pero no creían verdaderamente que Jesús era totalmente humano. La imagen que conseguimos de Jesús en Marcos 6 es de un Jesús muy humano. Por un lado, el Jesús que observamos en Marcos capítulo 6 es precisamente alguien que está exhausto, y a lo mejor por eso se va a casa (vs. 1) – ¡para descansar! Para tener una imagen completa de lo que Jesús se encontraba intentando de llevar a cabo y a quién Jesús trataba de llevar a cabo reposar, verdaderamente requerimos vadear algunos capítulos en el Evangelio de Marcos, pero en verdad, Jesús había estado intentando de huír de las multitudes desde que lo “rastrearon” en el capítulo 1 (1:35)! Desde este instante, Jesús jamás tiene un descanso. En el capítulo 4 está predicando desde una barca para evadir ser arrollado por la multitud, y pide a los discípulos que zarpen cuando hayan terminado, aunque el tiempo seguramente no sea bueno. Ahí dice que lo llevaron en el barco “de la misma forma que se encontraba”, sugiriendo que a lo mejor se había derrumbado, y lo que pasó luego recomienda eso. Si usted recuerda la historia, el bote empezó a ser golpeado cerca de tal forma que se encontraba listo para hundirse, pero Jesús estuvo dormido hasta que alguien lo despertó de forma física. O se encontraba fingiendo, o Jesús se encontraba verdaderamente cansado! De algún forma, Él no consiguió ninguna paz en la barca, y tampoco consiguió ninguna paz en la orilla, puesto que descubrió otra fila interminable de gente aguardando ahí para verlo. Se encontraba llorando la desaparición de John, su primo. La historia completa del horrible final de Juan se otorga en el pasaje que sigue en el instante luego de éste, pero es evidente que el asesinato de Juan ya había tenido lugar y precisamente había impactado a Jesús. Quizás por eso salió a casa para estar con la familia. Marcos 6:1:”Jesús… vino a su pueblo natal, y sus discípulos le siguieron”. Y estoy adivinando que seguramente no fue Su iniciativa predicar en el servicio de la sinagoga el sábado. Sospecho que se encontraba comentando por invitación del rabino local (quien a lo mejor fué presionado por la madre de Jesús). No obstante, sea como fuere, y quien fuere que lo invitó, Jesús evidentemente admitió la invitación y tomo la decisión de viajar en alguna clase de ministerio en su pueblo natal, ¡pero no funcionó! Y de esta forma, en lugar de la escena que acaba con lo familiar – “las multitudes se maravillaron y preguntaron:’ ¿Quiénes son?Es Jesús quien acaba maravillado, en esta ocasión por la incredulidad de sus antiguos vecinos. No entendemos precisamente lo que pasó. ¿Fue quizás que la multitud empezó a burlarse de Él en la sinagoga o Jesús verdaderamente pidió para que alguna pobre alma fuera curada y no obstante no mejoró? En lo personal comentando, ese no es un ámbito que logre imaginar cómodamente y, como digo, no conocemos los datos. Todavía, sí entendemos dos cosas: 1. Que Jesús mismo se sintió muy fastidioso sobre lo que ocurrió. 2. Que el inconveniente era la “falta de fe” de los nativos, para todos los que Jesús era bastante familiar! Dijeron:”¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Santiago y de Joses y de Judas y Simón, y no son sus hermanas aquí con nosotros?” (Marcos 6:3) Desde el criterio de esos pobladores, Jesús era bastante ordinario. Lo conocían como “el carpintero”. Lo verdaderamente posible es que algunos de ellos aún estaban utilizando mesas y sillas que Jesús había hecho para ellos. Visto que se había entrenado como carpintero además significaba que no se había entrenado como rabino. ¿Quién se suponía que era? Era bastante familiar, y por eso “se ofendieron con él”. Puedo entenderlo. Viví a la sombra de mi padre a lo largo de parte importante de mi vida. Todo el planeta siempre me decía:”¿No es un predicador espectacular?” He estado oyendo sus sermones desde que poseía 5 años. ¡No me parecían tan especiales! De la misma manera, cuando mi hermano Rob se transformó en un ídolo de rock (por un tiempo). Las chicas se desmayaban sobre él diciendo:”¿No es hermoso?”. A mí no me pareció nada lindo! Jesús “no podía llevar a cabo ahí ninguna obra de poder, sino que él la

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Post Navigation