Por qué algunas religiones están muriendo mientras otras prosperan por medio de Bill Cottringer “La religión es llevar a cabo lo preciso. Es amar, es ser útil, es suponer, es ser humilde “~Ralph Waldo Emerson. Si tienes ganas de saber un verdadero misterio que merece comprender sobre el triunfo, mira las religiones que actualmente están creciendo y prosperando más y después compáralas con las que no lo están. Los thrivers siguen una receta de triunfo y los tintoreros siguen lo opuesto. Esto es lo que las religiones prósperas hacen para tener triunfo en el duro mercado espiritual. Lo verdaderamente asombroso es por qué los tintoreros no tienen la posibilidad de estudiar de estos sencillos misterios de triunfo que subyacen a todo triunfo en llevar a cabo algún cosa: Religiones prósperas, de esta forma como individuos, parejas o negocios prósperos, practican estas cosas sencillas: 1. ¿Qué es lo que los tintoreros no tienen la posibilidad de estudiar de estos sencillos misterios de triunfo? No se toman bastante seriamente como la preferible cura absoluta para las penas de todo el mundo o la exclusiva respuesta a las bolas curvas de la vida. Descubren de que no son la exclusiva verdad en el planeta y que son sólo una parte reducidad de un panorama muchísimo más extenso, de una forma segura pero humilde. Encuentran ahí nicho y lo trabajan bien, jamás intentando de ser demasiadas cosas distintas para complacer a mucha gente diferente. 2. Están en ajustado contacto con su propósito primordial y todo lo que hacen -desde la música, el estilo de adoración, las doctrinas y las ocupaciones sociales- están ajustados con ese propósito básico. Este propósito primordial es atender a las pretenciones espirituales y prácticas simples de la multitud para reconciliar el reclamo habitual hecho:”Yo soy espiritual pero no espiritual” (cuando de todos modos, si no sois los dos, no sois ninguno de los dos). 3. Admiten el cambio abiertamente, de buena gana y con entusiasmo como regla del día, sin sacrificar tontamente tradiciones valiosas y necesitadas que asisten a nutrir y llevar a cabo crecer sus éxitos en el cumplimiento de este propósito, por lo menos sin una aceptable pelea. Pero el cambio siempre gana el status quo y la realidad es “cambiar o fallecer”. 4. Practican el optimismo de sus creencias en su trabajo, fundamentalmente en contribuir a sacar a relucir la amabilidad inseparable de los humanos por medio del amor, la compasión, la promesa, la comprensión y la aceptación. El cariño siempre vence al miedo a la larga. 5. Ofrecen a los integrantes conexiones sentimentales profundas y vivencias espirituales reales que son transformadoras para contribuir a la multitud a pasar de las viejas maneras de vida fallidas a las novedosas formas consecutivas, abandonando el falso temor al amor y la verídica abundancia que espera en el viento. 6. No tienen miedo de proteger y debatir verdades indispensables, introduciendo “reglas” impopulares, al comunicar una inteligencia probada y verídica que apoya un estilo de vida que tiene un óptimo historial de trabajo para la multitud. Pero hay un enorme respeto por sostener un acto de equilibrio entre las escasas verdades absolutas que hay y las muchas verdades importantes que prevalecen y cambian con el tiempo. 7. Edifican enormes inmuebles y estacionamientos porque están muy seguros de que lo que están realizando es lo destacado. En otras expresiones, trabajan como si ya hubieran tenido triunfo. Y, lo que esperas es por lo general lo que consigues. Cuando dicen y se hace, todas las religiones son “invenciones culturales” que intentan agradar mejor las pretenciones indispensables de la multitud interesada o comprometida en seguirlas. Además están intentando de incrementar su predominación en el mercado para dar a conocer su propia “buena novedad” sobre cosas de las que no es simple comentar (experiencias espirituales profundas que parecen ser la preferible verdad de la realidad), pero de las cuales tienen seguridad que encarnan las más nobles de todas las ocupaciones de la vida. Actualmente, la multitud quiere tener un sentido de avance en su sendero de la vida -ya sea que esté consiguiendo más felicidad, comodidades materiales, paz mental, ablandamiento del corazón, agrado, triunfo, logros, reconocimiento, concepto o totalidad- y algún institución, introduciendo una religión, que se otorga cuenta de cómo ofrecerle esto a la multitud prosperará con triunfo. Y los que ignoran esta necesidad tan urgente morirán en la vid, lenta pero indudablemente. La selección se ve simple, pero quizás es más simple decirlo que llevarlo a cabo. Biografía del autor: Willia

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Post Navigation