En un lapso de menos de cien años, la raza humana avanzó desde viajar en caballo y calesa hasta llevar a cabo un viaje al satélite de su planeta. Imagínense lo que los humanos podrían conseguir en el curso de los siguientes diez mil años! Ese es probablemente el tiempo bastante para desarrollar técnicas para la hibernación humana a la larga, para crear naves exclusivas increíblemente veloces, y para examinar cada planeta dentro de mil años luz. Hace varios años el popular físico Enrico Fermi, cuando se le hizo la pregunta sobre los alienígenas, contestó:”¿Dónde están? Fermi tiene un punto fuerte. Las estrellas en nuestra galaxia tienen una antigüedad de hasta diez mil millones de años y nuestro mundo tiene bastante más de 4 mil millones de años de historia. Dentro de tal escala de tiempo, diez mil años no es solamente un santiamén. De hecho, hubo inclusive humanos capaces hace diez mil años, y ¿qué pasa si las civilizaciones alienígenas estuvieron presentes a lo largo de más tiempo, a lo mejor inclusive a lo largo de millones de años? Los extraterrestres, si están fuera, nos habrían visitado hace un largo tiempo, y sin ningún signo aparente de visitación alienígena, Fermi llegó a la conclusión que nos encontramos solos. La lógica de Fermi, no obstante, se apoya en unos cuantos teóricos subyacentes que todavía no fueron probados. Primero, asume que la tecnología alienígena no está más avanzada de lo que tenemos la posibilidad de imaginar para nosotros más adelante. En segundo lugar, se da por hecho que los visitantes extraterrestres, cuando llegaron aquí, querrían anunciarse instantánea y de manera directa. En otras expresiones, es viable (incluso probable) que los extraterrestres hayan estado aquí y no lo sepamos. La moraleja de esta historia es que el sendero más acelerado para hallar extraterrestres podría venir de ver nuestro pasado en vez de ver en el espacio profundo. Hay que investigar todos los signos verosímiles de contacto alienígena. Desde luego, en este momento es bien conocido que los egipcios no necesitaban asistencia alienígena para crear las pirámides y de esta forma sucesivamente, pero otros fenómenos no son tan simples de argumentar. En medio de estos están los misteriosos dibujos en el suelo desértico cerca de Nazca, Perú, dibujos que precisamente fueron pensados para ser vistos por una criatura capaz desde el cielo. Los investigadores han preciso, por medio de la datación por radiocarbono de estacas de madera utilizadas para marcar los dibujos, que las Líneas de Nazca datan de cerca del año 600 d. C., pero la ciencia hizo poco avance en saber por qué el pueblo de Nazca trazó esas líneas. Se dieron docenas de explicaciones para contrarrestar las nociones extraterrestres, pero ninguna es convincente. Lamentablemente, inclusive el difunto Carl Sagan, uno de los enormes defensores de la búsqueda de sabiduría extraterrestre, se sintió obligado a sumarse al esfuerzo de desacreditación, sugiriendo que sencillamente adoraban a la Luna e hicieron esos dibujos para entretener a su dios. Pienso que es improbable que Sagan, aun con sus poderosos telescopios, encontrara ojos de la Luna y entonces es enormemente incierto que la multitud de Nazca, a fácil vista, pudiera ver ojos en la Luna.como cualquier persona que haya estudiado a los antiguos filósofos como Platón y Aristóteles sabría, la raza humana ha conseguido varios entendimientos durante los años, pero no somos más capaces que nuestros ancestros. De ninguna forma la prueba de visitación extranjera debe ser de naturaleza de forma exclusiva arqueológica. Si los alienígenas están muy avanzados (parece posible que su tecnología pase la mera capacidad de viajar por medio de la galaxia), podrían absorber de forma sencilla lo fundamental de nuestra forma de pensar y absorber nuestros lenguajes hablados. Generalmente, entonces, cada caso considerable de fenómenos sobrenaturales en la historia pasada requiere ser examinado atentamente para descubrir signos de participación alienígena. Un caso de muestra de esto fue el acercamiento de Mahoma con el arcángel Gabriel, que causó muchísimo más de lo que se podía atribuir a las alucinaciones. Estoy seguro de que todos en el planeta (que no es musulmán) al momento le escribirían a Mahoma como un curandero, pero seamos precavidos. Desde el otro lado de todo el mundo observamos otro signo de viable contacto alienígena, las Líneas de Nazca, que emergen a lo largo de la vida de Mahoma. George es originario de los USA, un adulto mayor estadounidense nativo de los USA.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Post Navigation